Ya pasó una semana

Uff, vuelvo la vista hacia atrás y ya ha pasado una semana. Qué rápido, ha volado. Seguro que la razón a tanta prisa es la cantidad de cosas nuevas a las que me he tenido que enfrentar.

La valoración global de la semana es positiva. Me ha dejado buen gusto de boca porque al final todo ha salido bien.

La semana empezó recibiendo a los niños y niñas y a sus respectivos padres. La cola en la puerta del despacho no envidiaba en nada a la de los fines de semana a la puerta de un cine. Que si cómo puedo conseguir los libros, que si el material es muy caro, que si me podéis dar la solicitud de becas, etc. Hasta dos horas después de empezar no se fue el último padre.

Los problemas en serio empezaron el miércoles. Un escape de "agua" inundaba el comedor. Está situado en el edificio nuevo, ocupado hace nueve meses, por lo que, en teoría todo debería funcionar a la perfección. Nada más lejos de la realidad. A parte de este escape de "agua" (ya os explicaré un poco más adelante el porqué de las comillas), había (y aún hay) diversos retretes que, o bien no funcionaban (ni funcionan) o bien perdían (siguen perdiendo) agua. Notifiqué el asunto a los responsables de la obra e investigaron de dónde provenía tal escape que inundó el comedor. Su respuesta fue que los lavabos de P3 estaban embozados porqué los niños y niñas se dedicaban a tirar toallitas y papel de manos al retrete (poco creíble ya que había adaptación de P3 y como máximo pasaban 1 hora en clase). Sin más solución que decirnos que era responsabilidad del ayuntamiento nos dejaron tirados y sin poder utilizar los lavabos de los peques.

Al día siguiente, aprovechando la visita de obras de cada jueves, fuimos a hablar con el aparejador de la Generalitat, para explicarle nuestro problema. Cuál fue nuestra sorpresa al comprobar que, no sólo no nos defendía que además nos echaba las culpas del embozo. Por suerte, gracias al arquitecto del ayuntamiento y al conserge interino que tenemos cada 5 semanas, se pudo obligar a traer a una empresa de desembozo para poder llegar a la conclusión de quién era responsabilidad todo ello. Y mientras tanto lo niños de P3, los más peques, los que no están adptados al coelgio, sufrían en sus carnes el haber de desplazarse a otras clases a hacer sus necesidades.

Como ya podréis haber adivinado el agua que bajaba al comedor no era precisamente agua, si no más bien agua con urea y otras sales minerales de desecho.

El viernes ya fue el sumum. A las 8.30 cuando llegué a la escuela, la empresa de desembozo había descubierto la razón del atascamiento. No era ni los papeles, ni las toallitas, ni nada parecido. La razón era que los muy incompetentes de las obras habían dejado los bajantes de los lavabos taponados con CEMENTO (para mear y no echar gota). Después de 9 meses echándonos las culpas se comprobaba que habían sido unos ineptos, unos inútiles y que no podíamos esperar nada bueno de ellos. (Supongo que se nota mi pequeña irritación). Los pasos siguientes fueron:

  1. Llevar a los niños y niñas de P3 a la sala de psicomotricidad ya que la peste que había en sus aulas era inaguantable.
  2. Explicar a los padres qué pasaba.
  3. Hablar con la jefa de obras para exigirle una rápida solución.
  4. Llamar a los servicios territoriales de la comarca para avisarles de lo que pasaba.
  5. Enviar un informe tanto a los SSTT como a la inspectora de la zona.
  6. Irme a comer con los compañeros para esparcir la mente un poco.
Al día siguiente llamé a la responsable de la obra y todo estaba solucionado. Como véis, después del cabreo monumental, al final todo salió más o menos bien.
Tan sólo falta que nos arreglen todo lo demás que falta por arreglar, que aún es muuuuuuuuuuucho.

P.D. Ahhh se me olvidaba, el jueves tuve mi primera asamblea de inicio de curso con un montón de padres. Todo fue de perlas aunque pasé bastantes nervios. El año que viene todo estará más rodado.

4 comentarios:

María N. Marín dijo...

Y los muy ,.... aun se quejan que ahora no tienen todo el trabajo que querrían.

Recuerdo cuando alguno decía que lo de Benito (la serie de A3) era una exageración.

Que pases una buena segunda semana con menos incidentes

acoolgirl dijo...

El hecho de que valores la semana de forma positiva dice mucho de ti despues de todo lo que he leido... Yo creo que me hubiera dado un ataque o algo... seguro!!! JAjajaja!!!

Un besitooo

Lucía dijo...

La mayoría de las empresas de obras y reformas son unos chapuzas y eso que ninguno cobra excesivamente poco en comparación.

Suerte que tienen un gran director al frente que se hace cargo!!

Krambis dijo...

De momento no ha habido demasiadas cosas más, pero siguen sin arreglar defectos importantes. Seguiremos molestando al director de obra.