Llueve



Hoy, después de muchos años me he animado a escribir algo. Un texto narrativo. Hasta ahora, desde la época en que cursaba BUP, solamente había redactado trabajos, cartas, textos expositivos, etc, pero jamás una narración. Quizás sea corta, pero espero que me sirva para recuperar a esa que llaman inspiración. Ojalá os guste.


No me di cuenta hasta que lo tenía encima. No sé porqué fue, quizás estaba absorto en mis pensamientos o quizás mi mente no estaba pendiente de la realidad que me rodeaba. Caminaba rápidamente y con la cabeza gacha, sin prestar atención a las caras con las que me cruzaba, a los ojos que miraban mi despistada figura.

Pero así fue, cuando menos me lo esperaba, unos nubarrones negros y espesos cubrieron completamente el cielo. El sol, que hasta ese momento había calentado mis huesos se escondió cobardemente tras esas nubes que presagiaban una intensa y violenta tormenta. Fue al notar ese repentino frío en la piel cuando volví a la realidad. Esa sensación de ausencia de calor, ese escalofrío que recorrió toda la superficie de mi cuerpo fue el presagio de lo que ocurriría en un corto espacio de tiempo.

Tenía la completa certeza de que no habría manera humana de evitarlo, aunque corriese o acelerase el paso sabía que no me podría escapar. El destino me había soprendido. Me la había jugado y no habría manera de invertir la situación, de cambiar lo que la providencia me tenía preparado para aquella tarde. Así que me preparé, con la resignación de alguien que sabe que todo esfuerzo resultará inútil, para lo que no tardaría en acontecer.

El cielo retumbó, la gente en la calle se sobresaltó y dirigió sus miradas hacia dónde no hacía demasiado había lucido el sol. Hice el mismo gesto y una enorme gota cayó sobre mi rostro. A esta la siguieron una, diez, cien más. Una opaca cortina de agua se precipitaba sobre nosotros. Luminosos relámpagos precedían a estruendosos truenos. Y entre tanta agua, tanto ruido y tanta luz, a alegría se adueñó de todos los que podíamos presenciar tal evento. Una alegría sincera, llena de sentimiento. Una alegría que dejaba atrás el pesimismo de los que sufríamos una intensa sequía desde meses atrás...

Por fin volvía a llover.





9 comentarios:

acoolgirl dijo...

Que bonito y optimista... me gusta!!!

Oye, pues se te da muy bien esto de escribir... no dejes de hacerlo!!

Un besitooo

Don't worry, be happy dijo...

Plas, plas, plas!!! :D

Me ha gustado mucho! Deberías escribir más, lo haces muy bien.

Besos!

Estatekietecita dijo...

Jooooooooo! Qué chulo! Muy bien escrito. Y como dice dwbh, plas plas plas, me sumo al aplauso. Te propongo un relato semanal. ¿Lo harás?

krambis dijo...

Aiiiiis chicas que me voy a sonrojar. Gracias por los ánimos. Lo intentaré Estatekietecita.

Besos :)

Lucía dijo...

A mí también me ha gustado mucho...

Además muy apropiado para estos días,jeje.

laodiseadebronte dijo...

Y yo pensando ayer: Dios mío, necesito sol, mucho sol! jeje

Está muy bien escrito... Tendrías que animarte "més seguit" a escribir, eh??

krambis dijo...

Gracias Lucía, la verdad es que la inspiración me vino por los días lluviosos que hemos tenido. Nunca se sabe de donde vendrá.

D'acord Brönte m'animaré més sovint ;) y deja que llueva que en verano nos vamos a duchar con cocacola.

Besos :)

Ispilatze dijo...

¡¡la virgen de la cueva!!
(es por seguir la canción, jeje)

Jo, krambis, quién diría que desde los tiempos de instituto... ¿o es que nos engañas y fueron ayer mismo, eh?

dulcísimo el relato.
Hay que "ponerse en situación" para entender porqué ese gris, ese opaco de lluvia, esa bronca tormenta que acaba con la luz y el sol, trae sonrisas y alegría.
¡qué distinto es todo según el prisma! ¡Quién diría que la sequía...
Muy bueno. Regálanos más a menundo. :)

krambis dijo...

Gracias ISpilatze. Espero que esa musa que e sla inspiración y que tan frecuentemente te visita, vuelva a presentarse ante mi y me permita escribir algún que otro relato más :)