¿Arquitectos?

No sé si os he contado que estamos de reformas en el colegio donde trabajo. Bueno, por si no lo he hecho, que creo que no, estamos de obras. Empezaron hace un año y medio y aún nos queda otro año y medio más. Eso si no nos podemos quejar demasiado ya que la peor parte está por venir.

Lo peor de todo y no tiene nada que ver con aguantar ruido, temblores, tener que hacer tres traslados, aguantar una concentración altísima de niños en el patio ya que lo tenemos reducido por las obras o con los típicos fallos de un edificio nuevo. Tiene que ver con la ineptitud de ciertos personajes que quieren llamarse a si mismos arquitectos. Yo no sé demasiado del tema, no estudié para eso, pero equivocarse de más de 4 metros de altura en las mediciones y no darse cuenta es para echar de comer a parte al responsable.

La cuestión es que nuestra escuela tiene un mal endémico desde el momento que se construyó. Los accesos son todo lo contrario a lo que se puede denominar accesos adaptados. Para poder entrar actualmente al colegio nos vemos obligados a bajar alrededor de 60 escalones de altura irregular. Con la idea de poder subsanar esta mala previsión de los años 70 se propuso la remodelación integral de todo el centro escolar.

Y es aquí cuando llegamos al cénit de los despropósitos. El señor arquitecto se presentó en el centro hace un par de años con un proyecto de remodelación que nos dejó a todos, padres, maestros, instituciones locales muy ilusionados con lo que parecía la solución definitiva a nuestros males. Un nuevo edificio de parvulario de dos pisos con la entrada a las clases a nivel de la calle y una remodelación total del edificio de educación primaria que incluía una entrada nueva sin ni un solo escalón.

He aquí que empezaron a edificar el parvulario nuevo. Al cabo de unos meses, cuando se suponía que el segundo piso tenía que ser lo más alto que llegase esta nueva construcción, vimos como se disponían a hacer un tercer piso con lo que se podía denominar vestíbulo de entrada. Y todo esto sin que se nos permitiese acceder a la nueva obra para comprobar lo que estaba sucediendo. Por fin, a un mes para la finalización de este edificio conseguimos entrar y, cuál fue nuestra sorpresa al encontrarnos con unas bonitas, estrechas y empinadas escaleras de lo más adecuadas para la circulación diaria de 150 niños y niñas y sus respectivas familias. ¡El arquitecto se había equivocado en más de cuatro metros de altura al plasmar las mediciones hechas en su momento!

Pero es que no sólo fue eso, es que en la última visita antes de poder ocupar el edificio, charlando con el "arquitecto", nos soltó que él jamás había presentado ningún proyecto definitivo en el que solamente hubiese dos pisos y sin ninguna escalera. Vamos que encima se te queda cara de tonto porqué es su palabra contra la tuya.

Pero qué le vamos a hacer, tirar abajo el edificio es imposible, así que tendremos que acostumbrarnos a vivir 30 o 40 años más con unas preciosas escaleras... Lo que más miedo da es que aún tienen que acabar de reformar el edificio principal y construir la nueva entrada a la escuela... No sé qué nos encontraremos al final.. Ya os contaré.

Puff necesitaba desahogarme... Si habés sido capaces de llegar hasta aquí... gracias por escucharme (o más bien leerme)


12 comentarios:

Lucía dijo...

Qué poca vergüenza el arquitecto ese.

Pero no tiene nadie el primer proyecto que presentó para tirarselo en cara??

Así que la razón principal de la remodelación (los malos accesos) van a quedar igual o peor.

Así vamos!!

acoolgirl dijo...

De nada hombre!! :)

La verdad es que parece que hacen las cosas a pito pito gorgorito... No se dan cuenta de que todo esto dificulta una barbaridad el día a día de la gente???

Aysss... paciencia!!!

Un besoteee

laodiseadebronte dijo...

Madre mía, cómo no se le cae la cara de vergüenza? A quién se le ocurre poner unas súper escaleras en un parvulario, cuando los niños son de todo menos hábiles con los escalones.
Vas a tener mucha paciencia Krambis si al final no tiene solución. No habéis pensado en un ascensor?

krambis dijo...

Lucía presentó un proyecto al principio de todo, pero ahora dice que sólo era un anteproyecto... así no se pillan las manos.

Acoolgirl, qué remedio nos queda, habrá que armarse de paciencia y pedir compresnión a los padres.

Brönte, ascensor ya hay, pero es sólo para casos especiales, como niños con problemas de movilidad y eso.

Eso si, las clases son muy bonitas (hay que alegrarse por algo) :)
BEsos

Ispilatze dijo...

Es difícil comentar lo que obliga a un "sin comentarios". Pero es que son repetidas las veces que me paseo ya por tus "cascadas" (que el mundillo que tocas, "me toca") y tenía ganas de asomar los dedillos en un hola.
Así que hecho el gesto, me guardo la mano y sigo leyendo (voy hacia atrás, qué bien que aquí no hay escalones que bajar) porque me tiene "enganchado" el asunto.
Cuéntame entre tus visitas: por mi parte, para que el acceso sea cómodo/rápido, te linkeo ya.
Besos pacientes y vocacionales! :)

krambis dijo...

Encatado de que te unas a mis lectores. Por cierto ten por seguro que te devolveré las visitas y el link.

Bienvenida a bordo.

Estatekietecita dijo...

Bueno, bueno, vaya panorama os toca vivir. Qué de experiencias para ir compartiendo con nosotros. Como dice Ispilatze: 'sin comentarios'. Sobran las palabras. Ay!

Bender dijo...

¿Pero es que esto no se puede denunciar al menos?

Me parece tan irreal, que estoy flipando. Desde luego, no hay justicia...

krambis dijo...

Nosotros somos lo últimos monos en todo esto Bender, somos los que vamos a sufrir las consecuencias y no podemos opinar ni dónde colocar un enchufe. Triste pero cierto.

Estatekietecita, si vieses la de suspiros que se dan por la escuela últimamente, suponog que es lo más parecido a un "sin comentarios" que decía ispilatze.

Besos :)

Musi dijo...

Mi madre escucha la palanbra "obra" y se echa a temblar... nuestras experiencias al respecto son todas negativas así que... no te puedo dar ánimos! y encima a gran escala como un colegio!!!

Ispilatze dijo...

Perdone la intromisión, q no viene a cuento ni nás, pero le he leído en los comentarios del Perezoso Golden Blogs y... lamento comunicarle... que tengo... ALGO que decir:
RAJAOOOOOO

Dicho sea con muchísimo respeto y toooda la comprensión, que no sé qué hago yo en ese jardín. Ays. ¡Anímese, hombreeee! (las penas con letras son menos). ;D

krambis dijo...

¿Qué intentas provocar a un pobre hombre al cuál la musa inspiración hace tiempo que no viene a visitar? Gracias por tentarme (y es que lo es y mucho) y prometo que si en estos días que quedan para cerrar el plazo consigo que surja algo suficientemente pasable de mi pobre y desmotivado cerebro, me presentaré como participante y no como jurado :)

Por cierto preferiría que me tuteases :)

Musi, ya te contaré cómo van, de aquí poco tenemos el segundo traslado. Ya veremos como va.

BEsos :)