Atlantis

Hasta la fecha de publicación de este título, todos los juegos basados en el personaje de Indiana Jones habían sido meras adaptaciones de las películas del aventurero arqueólogo ideado por Steven Spielberg.


Con Indiana Jones and the Fate of Atlantis Lucas Arts ponía en el mercado la séptima aventura gráfica basada en el motor SCUMM. Con ella consiguió realizar, con toda seguridad, el mejor juego de Indiana Jones con guión original, sin partir de ninguna de sus películas. Y es que, además, nos encontramos ante una de las mejores aventuras gráficas jamás creadas.

Todo empieza cuando Indy lleva al instituto Barnett una estatuilla muy rara y se la enseña a Marcus (su amigo) y a un tal Señor Smith. Este resulta ser un agente secreto del Tercer Reich y roba a punta de pistola el ídolo. Este falso sr. Smith es en realidad Klaus Kerner, un agente secreto de los nazis quien está interesado en las excavaciones que Indy y su excompañera de aventuras, Sophie Hapgood realizaron en Islandia. Indy se dirige a Nueva York en búsqueda de Sophie, para advertirla del peligro que corre, ya que los alemanes están detrás de su pista.
Sophie, que ha dejado para siempre su afición arquelógica, se dedica a disertar sobre la leyenda de la civilización perdida de la Atlántida y a comunicarse con el espíritu del Dios-Rey de los atlantes Nur-Ab-Sal.

Tras la conferencia, Indy puede hablar finalmente con Sophie en su camerino, que con anterioridad ha sido desvalijado por Kerner, y esta le cuenta que los nazis van tras el orichalcum, el cual les proporcionará una fuente inagotable de energía y que la clave para encontrarlo es localizar el diálogo perdido de Platón llamado "El Hemócrates". En ese momento Indy y Sophie inician la búsqueda de este libro, lo que les llevará a visitar Islandia, Tikal (Guatemala) y las Azores. Hablando con diversos personajes deducirán que el libro se haya en el instituto Barnett. Lo encontrarán y descubrirán que necesitarán tres discos de piedra para poder entrar en la Atlántida.


En este momento, aparece una de las novedades que introdujo el juego. El jugador tendrá la opción de elegir que camino seguir para llegar a la Atlántida. Hay tres vías. La vía de los puños, la vía del cerebro y la vía cooperativa. En la primera habrá pocos puzzles para resolver y mucha acción y peleas. En la segunda abundarán los puzzles aderezados con un poquito de acción. Y en la última Sophie acompañará a Indy en la travesía hacia la Atlántida, generando nuevas situaciones a resolver donde Sophie será parte activa. Las tres maneras de llegar a la Atlántida son completamente diferentes y tan sólo completando las tres conseguiremos acabar el juego al 100 % (IQ 100).
Al llegar a la Atlántida, y después de sortear los últimos puzzles y escenas de acción, según las decisiones que tomemos, podremos acabar la historias de dos maneras. Pero no os las explicaré, eso es faena vuestra de recordarlas si ya habéis acabado la aventura alguna vez o de llegar al final si os decidís a probarla.



El juego fue lanzado originalmente en disquetes en 1992 para posteriormente relanzarlo en CDROM en 1993 en edición especial con toda la banda sonora completa.
Actualmente para poder jugarlo de nuevo deberemos disponer de un pc antiguo o bien conseguir el bendito DOSBOX que nos permite jugar cualquier juego que corriese en MSDOS.

Quizá uno de los momentos que se ha quedado gravado a fuego en mi memoria, y seguramente en la de alguno más, es la manera que tiene Sophie de invocar al espíritu de Nur-Ab-Sal. Una mano en la frente, la otra apuntando al cielo.... Cuantas veces lo habremos hecho para hacer que invocabamos a alguien.... Vaya gente.. Y lo peor de todo... aún seguimos haciéndolo.

3 comentarios:

Ulyses dijo...

Qué buen tributo has hecho del juego. A veces pienso que antes los jeugos tenían una magia especial, o es que somos nosotros los que hemos cambiado y ya nada nos impacta.

Nunca lo jugué, pero me ha gustado leer tu revisión.

P.D. Por cierto, paso a enlazarte también.

krambis dijo...

Gracias Ulyses. Te recomiendo que uno de estos días que no tengas demasiadas cosas que hacer, que te aburras y estés delante del ordenador sin saber a qué atender, pruébalo. Verás que te enganchará hasta el final.

Eso es verdad, antes primaba mucho más el guión, la jugabilidad y no tanto los gráficos como ahora. Los juegos tenían un significado especial, y por suerte pudimos crecer con ellos.

Xavi dijo...

El mejor juego sin duda para mí... Un gran guión, para la época muy buenos gráficos, adictivo 100%.

He de reconocer que no hace mucho (en verano) me lo volví a pasar, jugando en la PDA.

Lo bueno es que me lo pasé de memoria, sin consultar ninguna guía, después no sé cuantos años sin jugar. Eso es un buen indicativo de la calidad del juego.

Como sigas con estos juegos, al final me vas a sacar alguna lagrimilla...